SANDRA SANCHEZ CONVIRTIO LA TENACIDAD EN EL PRIMER ORO OLIMPICO EN KARATE

Juegos Olímpicos Otros Deportes Portada

No te canses de intentarlo y convertirás lo imposible en una realidad», el lema de Sandra Sánchez la llevó este jueves hasta lo más alto los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al convertirse en la primera campeona olímpica de karate de la historia.

La española se impuso en la final de la modalidad de katas, con 28,06 puntos a la japonesa Kiyou Shimizu (27,88 puntos) en el Nippon Budokan de Tokio, un premio con el que soñaba esta pequeña fan de Son Goku.

A sus 39 años, Sánchez consigue su presea más deseada desde que con apenas cinco años empezó a lanzar sus primeras patadas.

«Muchos pensaban que me aburriría enseguida», escribe ella misma en su página web, pero la tenacidad marca de la casa la llevaría a recorrer un camino de más de treinta años, cuajado de éxitos que llegaron tardíamente.

«Para mí (el karate) es una manera de poder expresar todo mi mundo interior y me ha ayudado a canalizar mis sentimientos, a aprender a gestionarlos y a vivir momentos difíciles también fuera de él», aseguraba al diario Marca.

Con 20 años, Sánchez entró en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid como parte de la selección española, pero volvió al poco tiempo a su casa de Talavera de la Reina, para estar cerca de su madre, a la que le habían  detectado un cáncer de mama.

SIEMPRE DAR UN POCO MÁS 

La flamante campeona terminó sus estudios de Ciencias del Deporte y, ante la dificultad para encontrar oportunidades en España y con unos resultados en el tatami que se resistían, Sánchez viajó a Australia, donde dio clases en Brisbane además de seguir con el karate.

A la vuelta de Oceanía, empezó su auténtico ascenso, para lo que buscó de entrada la ayuda de su actual entrenador y pareja, Jesús del Moral.

«Necesitaba subir el listón de mi nivel físico y técnico, con un entrenamiento específico», relata Sánchez, añadiendo que «la única persona que podía llevarlo a cabo era él, aquel prestigioso profesor que todos idolatraban».

La española cuenta que le costó mucho que la aceptara porque consideraba que ya era mayor, pero una vez que lo logró, se formó un tándem que ha cosechado un palmarés que, incluso, la ha llevado al libro Guinness de los récords el pasado año.

La española recibió esta distinción por ser la ganadora de más medallas en el Karate 1 Premier League, el circuito internacional.

EL DESPEGUE

La pequeña karateka, de poco más de 1,50 m, empezó a coleccionar metales desde 2015 cuando consiguió la primera de sus seis medallas de Europa (2015, 2016, 2017, 2018, 2019, 2021).

A ello se sumaría el campeonato del mundo de 2018 que ganó en Madrid contra Shimizu, su rival de este jueves, que también figura como segunda del mundo por detrás de la española.

Pese a todos éxitos, los ojos de esta karateka que acude a los combates con las ‘bolas de dragón’ en su mochila, estaban puestos en los Juegos Olímpicos de Tokio, desde que el Karate fue introducido en el programa olímpico

«Soy campeona olímpica», lanzó este jueves al cumplir su gran sueño, con el gran valor de hacerlo en Japón, la casa del karate.

Sánchez se convirtió en la primera medalla olímpica del karate, que tendrá un paso fugaz por los Juegos, ya que no estará en París-2024.

La flamante campeona olímpica había hace tiempo, como muchos de sus colegas, mostrado su incomprensión por esa decisión.

«Es injusto que el karate no esté en París sin habernos visto en Tokio«, había afirmado Sánchez en una entrevista con el diario ABC antes de los Juegos.

FUENTE:ESTO.COM