REAVIVAN EL DEBATE SOBRE EL BATEADOR DESIGNADO

Béisbol MLB Portada

Antes de que todos los autoproclamados puristas declaren el fin de la estrategia en el béisbol y que la propia santidad del deporte se rompa con el uso del bateador designado en la Liga Nacional esta temporada, es prudente recordar lo siguiente.

Batazos decisivos en postemporada han salido del bat de un bateador designado, aunque eso difícilmente aquietará las quejas de los fanáticos de la Liga Nacional sobre el plan de que la próxima temporada, que sigue esperando la orden de arranque, se lleve a cabo con el designado en ambos circuitos.

Y desde luego que tampoco aplacará el encendido debate que nació el 6 de abril de 1973, cuando Ron Blomberg de los Yanquis de Nueva York se presentó en el plato en el Fenway Park, convirtiéndose en el primer designado de las mayores (negoció un boleto con las bases llenas ante el cubano Luis Tiant).

Para muchos fanáticos en la Nacional, el mero hecho de escribir BD en la tarjeta de las alineaciones insulta a todo un estadio. Para muchos de los fanáticos de la Liga Americana, el mero hecho de ver a un pitcher blandiendo un madero constituye una afrenta a todo el diamante.

Jim Riggleman ha dirigido en cada Liga y le ha tocado pasar por ambas situaciones.
«Durante esta temporada abreviada, me parece bien (incluir al BD en ambas Ligas). En lo general, el juego de la Liga Nacional me parece mejor.

«El turno del pitcher no es el punto. Son todas las ramificaciones que involucra el pitcher en cuanto a la estrategia del juego. El juego resulta ser más interesante y más difícil de dirigir con un pitcher que batea», dijo.

FUENTE: CANCHA