¿QUE ES EL PACTO DE CABALLEROS Y POR QUE LA COFECE PODRIA ACABAR CON EL?

Liga MX Portada Soccer

La tarde de este jueves 6 de mayo, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) informó que emplazó a varios clubes por la posible colusión en el fichaje de jugadores profesionales, lo que afectaría al famoso y supuestamente extinto pacto de caballeros, ¿Pero en qué consiste ese pacto? 

El Pacto de Caballeros se abolió en 2018 o eso se cree, sin embargo, operó desde el 2002 en el futbol mexicano y fue un problema para varios futbolistas en el momento de querer fichar por otro equipo.

El pacto era un acuerdo de palabra entre el equipo que formaba al jugador y el plantel que buscaba contratarlo. La intención era proteger los intereses económicos del primero y se fijaba un pago por derechos de formación. El futbolista era el perjudicado. Los jugadores estaban atados para acercarse a otro equipo aunque su contrato estuviera cerca de expirar. La FIFA o la Federación Mexicana de Futbol no tuvieron intervención.

El futbolista estaba imposibilitado de negociar con otro club sin el consentimiento de su actual o anterior institución. En la mayor parte del mundo el jugador puede llegar a acuerdos por su cuenta, pero en México era imposible.

El Pacto de Caballeros les quitaba libertad a los futbolistas. Hubo rebeldes como Alan Pulido que se fue al Levadiakos de Grecia en 2015 sin permiso de Tigres y al regresar a México para jugar con Chivas en 2016 los rojiblancos tuvieron que negociar con los felinos para poder tenerlo.

Gerardo Torrado fue otro caso, el canterano de Pumas emigró a España muy joven en el 2000 tras varios años fuera del país Cruz Azul lo fichó en 2005, pero le tuvo que pagar a Pumas derechos de formación.

Ese fue el mayor problema, si algunos valientes emigraron al extranjero de manera automática recibían un veto o no podían regresar a México sin tocar puerta con su anterior club.

En 2018 la Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales intervino y pudo derrocar el pacto, sin embargo, en 2020 le mandó una carta a la FIFA en la que expuso que las prácticas no desaparecieron.

LOS CASOS RECORDADOS

1.-Alan Pulido vivió meses de incertidumbre en Grecia y para su regreso al balompié nacional tuvieron que hablar las directivas de Chivas y Tigres en busca de solucionar la situación. El Guadalajara fue el único equipo que pudo pagar su alto costo y por ende volvió al futbol de nuestro país.

2.-Francisco ‘Kikín’ Fonseca también vivió en carne propia el problema, por lo que demandó a Tigres tras su vuelta al futbol mexicano luego de defender al Benfica de Portugal.

3.- Omar Bravo fue a España como jugador libre al Deportivo La Coruña, después de un tiempo el club español quería vender su carta, pero Guadalajara lo impidió al pedir 2 millones de dólares por ‘derechos de formación’.

4.-Gerardo Torrado fue otro de los más recordados, hizo una larga carrera en España con varios clubes, pero cuando era tiempo de volver a México, esperó a que Cruz Azul pagara los derechos de formación a Pumas para poder utilizarlo.