NADAL SE ME A LOS OCTAVOS DEL AUSTRALIA OPEN AL IMPONERSE A CAMERON NORRIE

Portada Tenis
Compartir

El español Rafael Nadal cerró su primera semana en el Abierto de Australia 2021 sin perder un set para alcanzar los octavos de final, este sábado en Melbourne, donde por primera vez no hubo público en la grada por el reconfinamiento en la ciudad durante al menos cinco días.

Nadal, número dos del tenis mundial, tuvo que batallar en su duelo de tercera ronda ante el británico Cameron Norrie (69º), al que terminó superando por 7-5, 6-2 y 7-5.

En octavos tendrá como adversario al italiano Fabio Fognini (17º), que eliminó al australiano Alex De Miñaur (23º) con un 6-4, 6-3 y 6-4.

Tras superar a Laslo Djere y Michael Mmoah en rondas anteriores, Nadal cumplió la misión ante Norrie, pese a que el británico plantó batalla e inquietó por momentos al mallorquín, que tuvo que emplearse a fondo para llevarse sobre todo el primer y el tercer set.

Más allá de la victoria, la otra buena noticia para Nadal fue que resistió bien físicamente, después de los problemas de espalda que ha admitido y que le preocupaban en días anteriores.

Nadal llega por 49ª vez en su carrera a unos octavos de final del Grand Slam. Solo le superan en ello el suizo Roger Federer (67) y el serbio Novak Djokovic (53).

«Todos los partidos son difíciles. No aproveché las oportunidades que tuve al principio de cada set, así que la situación se puso un poco más difícil», explicó el español tras el partido.

«Aquí juegas contra los mejores jugadores del mundo, así que es normal sufrir un poco. Pero estoy feliz hoy, tengo buenas sensaciones, aunque por supuesto tengo que seguir mejorando», apuntó.

Cameron Norrie pudo igualar en este torneo en Melbourne su mejor actuación en una cita del Grand Slam, la tercera ronda que también alcanzó en 2020 en el Abierto de Estados Unidos.

Nadal comenzó ya a pensar en el reto de los octavos ante Fognini.

«En los octavos no puedes esperar un partido fácil. Habrá que estar preparado», afirmó.

Jugaba este sábado su primer partido desde el confinamiento de cinco días en Melbourne.

«Espero que el público esté de vuelta para el final del torneo», dijo.