MONICA VERGARA, MARIBEL DOMINGUEZ Y ANA GALINDO, LAS GUERRERAS AZTECAS DEL TRI

Liga MX Portada Soccer
Compartir

Cómo les hizo falta un mundo más parejo. Una Liga femenil. Mónica Vergara, Maribel Domínguez y Ana Galindo lucharon contra falta de oportunidades, espacios deportivos e insultos. En campos de tierra, en Valle de Chalco o en el Deportivo Santa Cruz Meyehualco se escuchó el: “vete a la cocina”,  “el futbol no es para niñas”.

A mediados de la década de los noventa eso era común. La muñeca Barbie estaba en su apogeo, pero ellas prefirieron un balón. En 2021 todo es distinto. Las tres guerreras aztecas -así se dicen entre ellas- están al frente de todo un ejército de futbolistas que las miran como heroínas. Si ellas con carencias y prejuicios lograron cumplir sus sueños cualquiera puede lograrlo. Ese es el primer mensaje: “Es un orgullo ser mujer, siéntanse muy orgullosas de serlo, de manera personal quiero decirles que muchas mujeres me han impulsado con grandes ejemplos, son las culpables de que crea todo lo que pasa por mi cabeza, he sentido admiración por muchas, yo les digo que trabajen todos los días para cumplir sus sueños, siempre sigan impactando y dejando lo mejor en el lugar en el que están, nosotras vamos a seguir creciendo, enalteciendo a las mujeres, disfruten mucho este día, solo puedo desearles que cumplan todos sus sueños, que no permitan que nadie les diga que no pueden hacer nada, porque están capacitadas y tienen las herramientas para lograrlo”, comentó Mónica a ESTO. Vergara rompió la tradición y tras 17 años de un Cuéllar a cargo del Tricolor, ella tomó el puesto el 19 de enero.

Mónica no está sola. Maribel Domínguez, su amiga y compañera de toda la vida está con ella: “Estoy muy contenta de poder vivir esta nueva etapa de mi vida junto a jugadoras y amigas que también vivieron momentos difíciles, si en algún momento fui la motivación de Mónica ahora ella es la mía, porque no fue fácil llegar a la selección, yo también lo viví en su momento, no es fácil pero es bonito, creo que todas estamos arraigadas en el mismo deporte y con el mismo objetivo, la verdad  eso a mí me motiva mucho”, expresó.

Marigol fue la que más sufrió. Antes y después de ser figura le llegaron a decir ‘machorra’ en los llanos de Valle de Chalco. Eso está atrás: “Nosotras jugábamos en tierra y éramos felices, me hubiera gustado jugar en un campo bonito. Los insultos me motivaron”, aseguró.

Del fango Maribel dio el salto al Barcelona en 2005. Eso y los múltiples éxitos en el Tricolor la hacen pensar que todo se puede: “Yo les digo a las mujeres que no trunquen sus carreras, que no tengan miedo, hay muchas mujeres que han trascendido y otras que quieren trascender. No es difícil muchachas, jóvenes, niñas, mamás, con trabajo, con unión y con sabiduría van a poder lograr lo que quieran, no desistan de sus sueños, todo lo contrario, que sigan trabajando, sigan luchando y que si en algún momento ven un obstáculo muy fuerte lo superen para que puedan alcanzar su sueño, la mujer está empoderada y vamos a seguir empoderándola más, vamos a seguir trabajando para tener nuestros espacios, la mujer mexicana es fuerte, también llora, también está en un cuarto sola, triste, pero creo que la mujer mexicana también tiene corazón, tiene objetivos, tiene esperanza y tiene muchas ganas de trascender, entonces sigan luchando y sigan trabajando, en lo personal desde mi trinchera seguiré trabajando para motivar a más jugadoras, a más niñas y a más mujeres”, dijo Maribel. Sus palabras reflejaron la lucha que inició desde pequeña.

La más joven es Ana Laura Galindo. Ella es egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM. A los 35 años de edad asumió su cargo al frente de Tricolor Sub-17: “Esa es la parte que más me llena de emoción, cuando yo tenía esa edad también estuve en selección y tenía un entrenador, ahora ellas tienen una entrenadora y pueden pensar desde este momento que eso quieren ser cuando crezcan, ya hay un camino para que ellas pueda transitar sin tener que quitar la maleza de en medio, ellas pueden ver con claridad, ese es un gran avance, las mujeres están ocupando puestos deportivos, administrativos, operativos, en medicina, en muchos otros ámbitos, eso me llena de emoción y de responsabilidad”, dijo.

Ana pudo, sus amigas pudieron, todas pueden: “La mujer mexicana es fuerte, lucha por lo que quiere, lo importante es seguir ayudándonos a crecer, nosotras vamos a poner el límite, ese es mi mensaje, el límite lo ponemos nosotras”.

Las tres, cuatro con Karla Maya en Sub-15, tienen a su cargo el proyecto femenil. La espera y su lucha valió la pena.