“MLB NO USA PELOTAS ALTERADAS”: ROB MANFRED

Astros MLB
Compartir

CLEVELAND, 9 de julio (espn.com).- El comisionado Rob Manfred una vez más negó enfáticamente que las Grandes Ligas de Béisbol hayan modificado las pelotas para generar más ofensivas, en medio de las críticas generalizadas de algunos de los mejores lanzadores del deporte.

“El béisbol no ha hecho nada, no ha dado ninguna dirección para alterar la pelota de béisbol”, dijo Manfred a los periodistas el martes. “La falla en la lógica es que el béisbol quiere más jonrones. Si te sentabas en las reuniones de los propietarios y escuchabas a la gente sobre cómo se juega el juego, eso no es un sentimiento entre los propietarios para los que trabajo”.

Manfred también dijo que “no hay evidencia de científicos de que la pelota sea más dura”, pero reconoció que “la resistencia de la pelota es menor”.

Dijo que MLB está tratando de averiguar por qué la resistencia es menor, pero los científicos no le han dado respuestas.

“Los lanzadores han planteado problemas en particular sobre la adherencia y las costuras en las pelotas, y creemos que esos podrían ser problemas”, dijo Manfred.

Los comentarios de Manfred se produjeron un día después de que el as de los Houston Astros, Justin Verlander, el lanzador abridor de la Liga Americana en el Juego de las Estrellas del martes, le dijo a Jeff Passan de ESPN que las pelotas de béisbol que se están usando esta temporada son “una broma” y que él cree “100 por ciento” que MLB ha implementado bolas alteradas para aumentar la ofensiva.

El sentimiento de Verlander fue repetido por el as de los Mets, Jacob deGrom, quien dijo el lunes que “no iba a estar en desacuerdo con él”, y el as de los Nationals Max Scherzer, quien estuvo de acuerdo en que la pelota de béisbol “parece viajar de manera diferente”.

“Todas las reglas que están cambiando en el juego, han sido clarificadas con los jugadores”, dijo Scherzer a los periodistas. “Pero cuando la pelota cambia tanto como lo ha hecho en los últimos años, los jugadores no tienen nada que decir al respecto.

“Como jugadores, nos preguntamos por qué la pelota puede cambiar tanto, tan rápido, y tener resultados tan grandes. Es por eso que como jugadores merecemos una respuesta a lo que está pasando”.

El jefe del sindicato de jugadores, Tony Clark, también intervino el martes, diciendo que “la pelota cambió repentinamente y no sé por qué”.

Manfred respondió que “no hay deseo entre los propietarios de aumentar los jonrones en el juego”, diciendo que “por el contrario, a los (propietarios) les preocupa cuántos tenemos”.

Los jugadores lograron 3,691 jonrones en la primera mitad de la temporada y están en camino de batear 6,668 jonrones, lo que borraría el récord de 6,105 en 2017.

Verlander, a pesar de una efectividad de 2.98 y 153 ponches en 126 2/3 entradas, ha permitido 26 jonrones en la temporada, la mayor cantidad en las mayores.

Manfred abordó el tema el lunes temprano –antes de los comentarios de Verlander–, en una entrevista con Golic y Wingo de ESPN, diciendo una vez más que la bola tiene “menos resistencia”, pero señaló que “los datos sugieren que a los fanáticos les gustan los jonrones”.

“Es fácil dejarse llevar por ‘tienes demasiados jonrones'”, dijo Manfred el lunes. “No olvidemos que la información de nuestros fanáticos sugiere a ellos les gustan los jonrones. No es lo peor del mundo”.

“Creemos que lo que ha estado ocurriendo este año es atribuible a la pelota. Nuestros científicos que han estado estudiando la pelota con más frecuencia nos han dicho que este año la pelota tiene un poco menos de resistencia … Estamos tratando de entender exactamente por qué eso sucedió y desarrollar un proceso de fabricación que nos dé un poco más de control sobre lo que está sucediendo. Pero hay que recordar que nuestra pelota de béisbol es un producto hecho a mano y que habrá variaciones año con año”.

Las conversaciones sobre una pelota alterada se han filtrado desde el receso del Juego de Estrellas en 2015, cuando los jonrones se han disparado. Han subido casi un 60 por ciento con respecto a la temporada 2014, y un estudio encargado por Manfred concluyó que las pelotas de béisbol tenían un rendimiento diferente, pero no atribuyeron una razón.

En junio de 2018, un mes después de que se publicara el estudio, MLB compró a Rawlings, el proveedor de pelotas oficial de Grandes Ligas.

“Es una pu… broma”, dijo Verlander, el lunes. “Las Grandes Ligas están convirtiendo este deporte en una broma. Son dueños de Rawlings y tienes a Manfred diciendo que quizá sea por la forma en que centran el núcleo (de la pelota). Son dueños de la pu… compañía. Si otra empresa de $40 mil millones compra a una de $400 millones y el producto cambia dramáticamente, no es difícil adivinar por qué sucedería.

“Todos sabemos lo que pasó. La primera vez que Manfred habló (como comisionado), ¿qué dijo? Dijo que quería más ofensiva. De repente, ¿llega y las pelotas están alteradas? No es una coincidencia. No somos idiotas”.

El martes se le preguntó a Manfred si la MLB consideraría alterar las pelotas de béisbol para reducir el número de jonrones.

“Si lo hiciéramos, lo haríamos de manera transparente con los medios y los fanáticos antes de hacer ese cambio”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *