LOS JUGADORES DE LA NBA, EN PLENA ADAPTACION AL NUEVO BALON WILSON

Básquetbol NBA Portada

La NBA ha cambiado de balón está temporada. Tras 38 años con Spalding, la competición estadounidense ha regresado a sus orígenes recuperando al que fue su proveedor antaño: Wilson. Justo antes del verano tuvo lugar la presentación de tal acuerdo, y desde hace semanas estamos viéndolo convertido en realidad en cada partido de la regular season.

Hasta ahora se ha hablado poco de ello y de si algo ha cambiado. Es una nueva pelota, una que pese a haberse hecho a semejanza de la anterior, es obviamente distinta. Jugadores como Trae Young o Jamal Murray tomaron parte en el proceso de creación, pero claro está que ello no implica que sea el balón perfecto. Y comentamos esto porque Drew Hanlen, entrenador de muchos jugadores de la Liga, ha comentado que el cambio de balón ha tenido un gran impacto en el juego, lo cual basa en el descenso de acierto exterior. Según explica, 17 de los 22 All-Star del curso pasado que han lanzado triples están por debajo del 36 por ciento.

El técnico nos habla de los mejores jugadores de la liga, pero si nos vamos al dato general encontramos que de igual modo ha habido un descenso en las prestaciones. Para ser exactos se ha pasado del 34,6% de la campaña 2020-21 al 34,2% de la presente. ¿Es a causa del cambio de marca? Paul George explica así su visión del asunto.

«No es una excusa ni nada por el estilo, pero ya lo dije, simplemente se trata de una pelota diferente. No tiene el mismo tacto o suavidad que tenía la pelota Spalding. Verás que este año habrá más errores. Creo que se han visto muchos más airballs en lo que va de temporada. Así que repito, no es una excusa, pero es algo diferente. No se trata de un secreto», dijo el alero de los Clippers hace escasos días.

Hay más opiniones. C.J. McCollum, presidente de la NBPA (Asociación de Jugadores) sugirió recientemente que aún están adaptándose al balón; eso sí, recalcó posteriormente que los errores en el lanzamiento son únicamente de los propios tiradores. No le falta razón, pero es obvio que todo cambio, y más en algo tan esencial para el desarrollo del juego, necesita un periodo de aclimatación.