¿La cuarta final de conferencia será la vencida para los Packers?

Fútbol NFL Portada

Existen equipos que constantemente están obligados a alimentar su grandeza, como si no tuvieran permitido un despiste. Uno de ellos son los Green Bay Packers, que con toda su tradición como emblema buscarán volver al Super Bowl después de diez largos años. Desde aquella lejana temporada 2010, cuando vencieron con autoridad a los Steelers en el entonces recién inaugurado estadio de los Vaqueros, los Empacadores no han podido volver al juego grande, aunque oportunidades no les han faltado.

El equipo comandado por Aaron Rodgers ha llegado a tres finales de conferencia en los últimos seis años y las ha perdido todas. En el 2014 cayeron en un juego cerradísimo contra los Halcones Marinos, dos años después fueron vapuleados por los Halcones de Atlanta y la historia se repitió en el 2019, tras ser arrollados por los 49ers.

Justo cuando una especie de maldición parece haber caído sobre los cabezas de queso, se presenta una nueva oportunidad, esta vez contra los Bucaneros de Tampa Bay del histórico Tom Brady.

Más allá de la complejidad que representa un partido así, los Packers tuvieron una gran temporada y llegan como favoritos para consagrarse en la Conferencia Nacional y diputar el juego grande el próximo 7 de febrero en busca de su quinto trofeo Vince Lombardi. El extraordinario nivel de Aaron Rodgers, quien lanzó 48 pases de anotación en la temporada regular y es el máximo aspirante a ganar el MVP, es su principal argumento, aunque no será fácil, antes deberán vencer a sus fantasmas en una instancia que siempre se les complica.

LO DEJARON ESCAPAR

En el 2014, luego de terminar la temporada regular con una marca de 12-4, los Packers se metieron a la Final de Conferencia tras dejar en el camino a los Vaqueros en la Ronda Divisional. Había que visitar el CenturyLink Field y a los siempre complicados Seahawks. Los Empacadores tuvieron un inicio dominante y pronto se pusieron al frente. Tres goles de campo de Mason Crosby y un touchdown de Randall Cobb a pase de Aaron Rodgers le dieron una ventaja de 16 puntos en la primera mitad. Ya en el tercer cuarto la tónica del partido cambió poco, hasta que vino el chispazo con una jugada de engaño en un intento de gol de campo y la posterior reacción de los Halcones Marinos.

El cierre del encuentro fue por demás dramático, tanto que a falta de 2:09 el marcador estaba 19-7 a favor de Green Bay, sin embargo, Russell Wilson y Marshawn Lynch se encargaron de darle vida a su equipo con todo y una patada corta milagrosa. Al final, tras una conversión de dos puntos igual de inverosímil, el partido se fue a tiempo extra, en donde Seattle lo ganó 28-22 con un bombazo de Wilson a Jermaine Kearse. Green Bay lo tenía y lo dejó ir.

LA PESADILLA DE ATLANTA

Más allá de que terminaron la temporada regular con un registro de 10-6, los Empacadores llegaron a la Final de Conferencia del 2016 tras eliminar a Gigantes y Vaqueros. En la antesala del Super Bowl se vieron las caras con los explosivos Atlanta Falcons. A diferencia del partido contra los Seahawks, esta vez no estuvieron ni siquiera cerca. Aquel duelo en el Georgia Dome fue una autentica pesadilla para Green Bay, quien llegó a estar abajo en el marcador por un categórico 31-0 gracias a una extraordinaria actuación del quarterback Matt Ryan y el receptor Julio Jones.

Con una misión imposible de por medio, los Packers reaccionaron con tres pases de touchdown de Aaron Rodgers a Devante Adamas, Jordi Nelson y Jared Cook, sin embargo, Atlanta no quitó el pie del acelerador y sumó dos anotaciones más por la vía terrestre gracias a los acarreos de Devonta Freeman y Tevin Coleman. Con un 21-44 inapelable. Green Bay se quedó una vez más en el camino, aunque en esta ocasión la forma fue más dura que el propio resultado.

LA PESADILLA DE SAN FRANCISCO

Ya de la mano del entrenador en jefe Matt LaFleur, los Packers terminaron la temporada regular del 2019 con una marca de 13-3. En los Playoffs cobraron revancha al eliminar a los Halcones Marinos para instalarse en la Final de Conferencia, donde se midieron con los 49ers de San Francisco en el Levi´s Stadium. Una vez más el comienzo fue catastrófico para Green Bay, quien muy pronto se vio en una desventaja lapidaria. Con tres touchdowns del corredor Raheem Mostert y dos goles de campo de Robbie Gould, San Francisco se fue al descanso con un contundente 27-0.

Para la segunda mitad los Empacadores buscaron recortar distancias gracias a dos touchdowns del corredor Aaron Jones, uno por aire y otro por tierra, y un pase de anotación de Rodgers al ala cerrada Jace Sternberger, sin embargo San Francisco respondió con otro touchdown de Mostert, que finalizó con 220 yardas, y un gol de campo de Robbie Gpuld que cerró la cuenta en 37-20. La tercera no fue la vencida para Rodgers y sus empacadores.

ÚLTIMAS TRES DERROTAS

Campeonato de la NFC 2014
Packers 22-28 Seahawks
CenturyLink Field (Seattle)

Campeonato de la NFC 2016
Packers 21-44 Falcons
Georgia Dome (Atlanta)

Campeonato de la NFC 2019
Packers 20-37 49ers
Levi´s Stadium (San Francisco)

NÚMEROS DE LOS PACKERS EN CAMPEONATOS DE CONFERENCIA
Partidos: 8*
Ganados: 3
Perdidos 5

*Se toman en cuenta los partidos tras la fusión de la AFL y NFL, en 1970

NÚMEROS DE AARON RÓDGERS EN CAMPEONATOS DE CONFERENCIA

Partidos: 4
Ganados: 1
Perdidos: 3

Yardas: 1,035
Touchdowns: 6
Intercepciones: 7

Bajo el cobijo del mítico Lambeau Field

El partido del próximo domingo entre Bucaneros y Empacadores será apenas la tercera ocasión que el mítico Lambeau Field reciba el juego de campeonato de la Conferencia Nacional. Por increíble que parezca, la que es considerada la catedral del futbol americano pocas veces ha jugado a favor de los Packers cuando de buscar su boleto al Super Bowl se trata.

El primer antecedente se remonta a la temporada 1996. Aquel 12 de enero los Empacadores aprovecharon el apoyo de los más de 60,000 aficionados para vapulear 30-13 a las Panteras. El “Comandante” Brett Favre lideró a los suyos con 292 yardas y dos pases de touchdown. Posteriormente, ya en el Super Bowl, derrotaron 35-21 a los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Tuvieron que pasar 11 años para que Lambeau recibiera una nueva final de la NFC, sin embargo, la suerte le jugó una mala pasada a los Packers de Favre. Aquella ocasión, pese al apoyo de sus aficionados, Green Bay sucumbió 23-20 contra los Gigantes de Nueva York, que a base de goles de campo y juego terrestre consiguieron su boleto al partido grande.

Ahora, pese a que el partido se jugará con un número reducido de aficionados debido a la pandemia, Aaron Rodgers buscará brillar en su primer final de conferencia como local. El clima podría ser un factor, pues se pronostica una nevada para el próximo domingo y temperaturas de -7 grados centígrados. Todo juega a favor de los Empacadores.