GREEN BAY VISITA SAN FRANCISCO CON SED DE REVANCHA

Fútbol NFL Portada

Los enfrentamientos entre los Empacadores y los 49ers siempre evocan una parte del pasado. Con las apabullantes victorias de San Francisco la temporada pasada, la última de ellas en la Final de Conferencia, Green Bay llega esta noche al Levi’s Stadium como claro favorito y con la sed de revancha. Aaron Rodgers sabe que es el momento de recuperar el terreno perdido.

La NFL es algo parecido a una ruleta rusa. El calendario marcaba esta fecha como uno de los enfrentamientos más esperados y las lesiones y los casos de Covid-19 han empañado la víspera.

Ambos equipos llegan al duelo de este jueves con bajas importantes, aunque los de los 49ers resulta devastador.

San Francisco no podrá contar con hombres como Jimmy Garoppolo, George Kittle, Raheem Mostert y Deebo Samuel, todos protagonistas en los éxitos de la temporada pasada.

Por parte de los Empacadores, a las dudas del corredor estelar Aaron Jones, se suman las bajas confirmadas de los suplentes Jamaal Williams y AJ Dillon, ambos positivos a coronavirus.

En la tormenta de malas noticias, los Empacadores son los que salen mejor parados.

Pese a la derrota, la buena actuación de Davante Adams ante los Vikingos confirma que ha superado todas sus molestias y está listo para brillar ante una secundaria mermada por las lesiones. Además de su receptor estrella, Aaron Rodgers podrá contar con su ala cerrada Robert Tonyan, quien poco a poco luce más adaptado al plan de juego.

Aunque los números ponen a la defensiva de San Francisco como una de las mejores de la liga, los Halcones Marinos evidenciaron sus carencias y mostraron el camino para hacerles daño.

En cuanto al ataque terrestre, serán Tyler Ervin y Dexter Williams los encargados de correr el ovoide, aunque es cierto que el coach Matt LaFleur aún guarda la esperanza de poder contar con Aaron Jones, quien se ha perdido los últimos dos partidos.

Más allá de tener una marca de 5-2, Green Bay encara el partido con cierto sentido de urgencia, sobre todo ante la presión de los Osos de Chicago en la lucha por cima de la división Norte de la Nacional.

En cuanto a los 49ers, la lesión de tobillo de Jimmy G le ha abierto una vez más las puertas al quarterback suplente Nick Mullens.

En una oportunidad de redimirse tras aquel fatídico partido ante las Águilas, en el que entregó tres balones, el mariscal buscará dar una sorpresa que mantenga a su equipo con ciertas posibilidades de postemporada. Con un registro de 4-4, los Niners se quedan sin margen de error.

Las opciones de Mullens son pocas. El mariscal de campo buscará la complicidad del receptor novato Brandon Aiyuk, mientras que el ala cerrada Ross Dwelley será el encargado de llenar los zapatos del lesionado George Kittle.

En el ataque terrestre, igualmente mermado por las lesiones, se espera que sea Jamycal Hasty quien tome el rol principal.

En el partido ante los Halcones Marinos corrió para 29 yardas, con un modesto promedio de 2.4 yardas por acarreo.