GANAN BRASILEÑAS TÍTULO EN TOUR MUNDIAL DE TLAXCALA

Portada voleibol

Agencia Press/Omar Óliver, Omar Óliver, Enviado Especial

TLAXCALA, Tlaxcala, marzo 20 (SPORT PRESS).-Las brasileñas Barbara Seixas y Carolina Solberg hicieron valer su experiencia acumulada con más de 250 torneos internacionales y se coronaron en la primera fecha de Volleyball World Beach Pro Tour que se desarrolló en Tlaxcala, tras vencer 21-19 y 21-18 a la dupla juvenil de Países Bajos integrada por Katja Stam y Raïsa Schoon. 

En lo que representó el comienzo del relanzamiento de la gira estelar a nivel mundial del voleibol de playa, las sudamericanas alzaron la mano como una de las parejas a vencer en el tour como parte de un ciclo olímpico recortado.

«Para ser muy honesta, no creí que jugaramos a nuestro mejor nivel en este torneo. Cometimos muchos errores y batallamos un poco por el tema de la altura, pero ver que pudimos manejarlo para ganar me hace muy feliz.

“Tuvimos mucha paciencia y nos ayudamos la una a la otra cuando las cosas no salían bien, así que esto es un aprendizaje invaluable y estoy segura que salimos más fuertes como pareja», explicó Solberg al final del partido.

A pesar de que Barbara (35 años de edad) y Carol (34) apenas juegan juntas desde 2021, su experiencia combinada en el circuito de voleibol de playa las coloca como una de las duplas referentes rumbo a París 2024.

Previo al oro en Tlaxcala, Seixas, subcampeona olímpica en Río 2016, no ganaba en la gira profesional de voleibol de playa desde hace casi cuatro años, cuando se coronó en Huntington Beach, en 2018, mientras que Solberg no lo hacía desde 2017, al ganar en La Haya.

En el partido por la medalla de bronce, en otro duelo de duplas brasileñas, Elize Secomandi y Thamela Coradello se impusieron en tres sets a sus compatriotas Taiana Lima y Hegeile Almeida, con parciales de 21-18, 17-21 y 9-15 para completar el podio.

«Llevarnos el bronce significa mucho más que tan solo ganar una medalla para nosotras.

«Lo veo como la recompensa de todo el trabajo duro y el amor que le tengo al voleibol de playa. Competir internacionalmente no es fácil, dejé a mi hija de dos años en Brasil para venir a jugar, así que obtener una medalla es muy significativo y nos da la confianza de que podemos ir por más», declaró Secomandi.