ESPOSA DE UN JUGADOR DE CLEMENTE GRIJALVA COTA ENVÍA MENSAJE A DUEÑO DE PASCOLEROS DE SAN MIGUEL

Béisbol Portada Sinaloa

Estimado Sr “Parnas”. No tengo su contacto, pero ojalá alguien le lea lo siguiente con todo mi respeto.
Usted no me conoce, pero yo soy la esposa de un jugador de esta liga.

Me levanto todos los días muy temprano(toda desvelada),para darle desayuno a mi esposo, él trabaja una jornada DIARIA de 9 horas con un horario de 8 am a 7pm, (y más el tiempo en cerrar tienda ya se fué otra media hora) con esto ya se podrá dar idea de lo absorbente que nos resulta y sé que usted sabe lo que es el trabajo arduo.

Regresando a la historia, él al salir, entrena 2 horas en el gimnasio y 1 hora en campos o jaulas de bateo. Llega a su casa muy cansado y ahí lo recibimos mi hija pequeña de 5 meses y yo. Se da un baño, cena, cuida a su hija lo que le resta de tiempo y después, ya bastante tarde porque nuestra niña es nochera jaja (1am-2am) se va a dormir.

Yo por mi parte, paso mi día sola con mi niña quién por su edad me cansa mucho antes de poder terminar el día, así que su papá me ayuda (a excepción de los fines de semana) porque mi cansancio entre la niña, ser ama de casa y mi trabajo (soy cantante de un Grupo Orquesta, Secuencia de Guasave, aprovechando, a sus órdenes) me vence, en especial estos días que llego de madrugada de mis viajes entre tocada y tocada por Guasave, Culiacán, Guadalajara, rancherías, y muy pocas veces en Los Mochis.

Yo no dejo que él se desvele los fines por obvias razones y no importa como me sienta yo después de mi jornada ni la hora en que llegue, aún así alimento a mi hija y espero a que se duerma, sin derecho a relevo tal como los pitcher lo hacen cuando se han agotado.

Porque le cuento esto? Porque soy una esposa que apoya completamente a su esposo, para que logre sus sueños y siga manteniendo el rendimiento que este hermoso deporte merece, el ama el béisbol y se parte el homo, sacrificando el tiempo de calidad de su familia. Lo vemos al día solo unas poquitas horas, y nos privamos de salir como cualquier familia “normal”. Tampoco toma, no tiene ningún vicio, ni se va de parranda con los amigos.

Y esta es la historia que habla por muchos de los jugadores de esta liga, de los suyos, de los nuestros, y de todos los que pertenecen a la Clemente Grijalva.

Usted, quien tiene todo mi respeto por ser quien es, tuvo la duda de que mi esposo estuviera jugando limpiamente y está en todo su derecho, me da muchísimo gusto que haya hecho lo que hizo (quitarle su bat y abrirlo), para que así (ya que desde juegos atrás estaban rumorando esa injusticia) hayan quedado tranquilos al no encontrar nada en él (por ahí anda el video de la evidencia).

Muchísimas gracias por eso, nos hizo un grandísimo favor, porque aminorar la calidad de jugador que es mi esposo, me cala, me duele y me ofende, pues también hacen menos todos mis sacrificios y los de mi hija que casi no ve a su papá. Hoy gracias a usted, se va a reconocer cada jugada que ha logrado.

Quiero que quién esté leyendo esto, sepa que sus resultados no son GRATIS, no es SUERTE, y TAMPOCO ES UN BAT ARREGLADO, si no fruto de todo lo que hoy me atrevo a contar. Espero no ofender ni a usted ni a nadie, porque jamás es mi intención. Que tenga un gran Domingo. A seguir que esto es béisbol y todos somos amigos. Dios los bendiga a todos.