DREW BREES ENTRA EN MODO DE CONTROL DE DAÑOS

NFL Portada
Compartir

Drew Brees solía ser miembro de ese selecto grupo de jugadores que gozaban de un respeto universal. Solía.

Un día después de sus controversiales declaraciones, en donde señaló que nunca estaría de acuerdo con que se le faltara el respeto a la bandera de Estados Unidos —en respuesta directa a su postura sobre las protestas de Colin Kaepernick en 2016—, el pasador de los New Orleans Saints ingresó el jueves a modo de control de daños, emitiendo un comunicado en el que se disculpa por sus comentarios y aclara su posición al respecto.

“Hice comentarios que fueron insensibles y estuvieron completamente fuera de lugar sobre los asuntos que enfrentamos en este momento como país”, escribió en sus distintas plataformas de redes sociales. “Carecieron de consciencia y de cualquier tipo de compasión o empatía. En su lugar, esas palabras se han vuelto divisivas y ofensivas y han engañado a las personas a creer que, de alguna manera, yo soy el enemigo. No hay nada más lejos de la verdad y no es un reflejo preciso de mi corazón o mi carácter”.

Las palabras de Brees reflejan un claro remordimiento.

Tal vez en verdad le preocupa la situación que vive el país y que ha sufrido la comunidad de raza negra durante siglos de desigualdad. O tal vez, lo que le preocupa en realidad, sea la imagen que proyectó y que amenaza con poner en entredicho su rendimiento deportivo y su legado.

Después de todo, sus declaraciones del día anterior resonaron con fuerza y dolor en todos los rincones de la liga, generando fuertes reacciones incluso entre jugadores con los que comparte el vestidor y son parte fundamental de las enormes aspiraciones de los Saints como Michael ThomasAlvin Kamara y Emmanuel Sanders.

Al afirmar que le “parte el corazón saber el daño que he causado”, Brees fue más allá y enumeró su postura sobre la desigualdad racial.

Estoy del lado de la comunidad negra en la lucha contra la injusticia racial sistémica y la brutalidad policiaca y apoyo la creación de un cambio político verdadero que haga la diferencia”, dijo.

Al condenar los “años de opresión que han ocurrido en nuestras comunidades negras y que persisten hoy en día”, Brees reconoció que “como estadounidenses, incluyéndome, no hemos hecho lo suficientes por luchar por esa igualdad o entender verdaderamente los apuros y la complicada situación de la comunidad negra”.

El comunicado hace todo lo posible por proyecta a Brees como una persona empática y realmente arrepentido, de sus palabras o de la reacción que generaron. Pero son apenas el primero de una serie de pasos que el veterano jugador deberá dar para demostrar que no son sólo palabras. Reconocido a lo largo de su carrera tanto por su altruismo como por sus espectaculares números, ahora Brees tendrá que respaldar sus declaraciones con acciones.

Por un lado, el comunicado del jueves ya tuvo un efecto positivo en al menos uno de sus compañeros.

“Creo que fue una verdadera muestra de liderazgo”, dijo el linebacker de los Saints Demario Davis. “El que haya dicho que fue insensible y que comenzará a escuchar y aprender de la comunidad negra, creo que es un modelo para todo Estados Unidos. Que haya reconocido que se equivocó y que puede y lo hará mejor. Creo que esa es la mejor expresión de liderazgo”.

FUENTE: as