BIG PAPI, OLIVA Y KAAT, INMORTALES

Béisbol MLB Portada

COOPERSTOWN, Nueva York, 24 de julio de 2022 (ESPN).- El dominicano David Ortiz se robó el show ante una gigantesca asistencia, el domingo, en la ceremonia 2022 del Salón de la Fama del Béisbol, que también celebró los ingresos de los cubanos Tony Oliva y Minnie Miñoso.

Además, fueron exaltadas las carreras de Jim Kaat, Bud Fowler, Buck O´Neil, Gild Hodges y el periodista deportivo Tim Kurkjian. Los fallecidos Miñoso, Fowler y O´Neil fueron representados por familiares y autoridades de los clubes para los que jugaron.

Miles de personas, la mayoría con banderas de República Dominicana y camisetas de los Boston Red Sox, le dieron un colorido espectacular a un hermoso y caliente mediodía dominical en el Complejo Deportivo Clark.

«Pa’ que mi gente me entienda, todo esto viene del corazón», dijo Ortiz en español, antes de cambiar a inglés, en el inicio de su discurso de aceptación. «Mi gente en la República Dominicana, ´Ke Lo Ké´», agregó posteriormente, generando una estruendosa celebración del público.

«La República Dominicana, mi tierra. La tierra que me vio nacer, muchas gracias, por su gente, que me ha tratado siempre como uno de sus hijos favoritos y me ha brindado su apoyo, paso tras paso a lo largo de mi carrera. Gracias por su música, que me ha llenado de vida, alegría y sabor todos los días», sostuvo.

«Gracias siempre por ser Quisqueya la bella, nada comparado a eso. Presidente Luis Abinader, gracias por la comitiva que mandó para apoyarme. Sé que es una persona muy ocupada que está tratando de mejorar el país y su espíritu está con nosotros aquí», dijo.

La gran mayoría de los peloteros latinoamericanos que discursaron anteriormente en Cooperstown, incluyendo Oliva, sacaron parte del tiempo para hablar en español, después de concluir la parte en inglés, pero Ortiz es el primero que mezcla frases de ambos idiomas a lo largo de la presentación.

«Este es un día increíble y un increíble honor y me siento humilde en este escenario», dijo Ortiz, antes de comenzar a agradecer a todas las personas que fueron parte de su carrera, comenzando con sus padres Angela Arias (fallecida en un accidente en el 2022) y Leo Ortiz, sus hijos, primos, managers, coaches, compañeros de equipos y amigos y relacionados en Estados Unidos y República Dominicana.

«Mi familia, mis primos y hermanos. Todos los tígueres´ que son míos que andan por ahí, ustedes saben qué sin ustedes, esto no habría pasado. Mis hijos Dángelo, Alex, Jessy, David, ustedes fueron el motor para empujarme cada día para salir adelante y no detenerme. Gracias a ustedes, como a su madre Tiffany Ortiz, donde quiera que esté ahora mismo, gracias Tiffany por apoyarme durante toda mi carrera, eres asombrosa, muchas gracias», dijo Ortiz.

«Gracias a Estados Unidos desde el fondo de mi corazón por recibirme con los brazos abiertos y darme la oportunidad de desarrollarme y cumplir mis sueños y más. Gracias», añadió Big Papi.

Mientras todos los otros obtuvieron sus boletos de entrada por vía de los comités especiales de eras, Ortiz fue el único de los 30 candidatos en la boleta de Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA) que consiguió el 75% obligatorio de los votos, tras ser nombrado en 307 de 425 papeletas, para un 77,9% del electorado.

Durante una carrera de 20 temporadas con los Minnesota Twins y los Red Sox, Ortiz bateó .282 con 541 vuelacercas, 1,768 impulsadas y 1,1419 anotadas en su carrera. El primer bateador designado de tiempo completo que recibe la bendición de los escritores en su debut en la papeleta fue un 10 veces Todos Estrellas con siete Bates de Plata y premios de Jugador Más Valioso, tanto en la Serie de Campeonato de la Liga Americana como la Serie Mundial.

Un jugador promedio en Minnesota durante sus primeros seis años en las ligas mayores, Ortiz se transformó en «Big Papi» con el uniforme de los Red Sox, ayudando al conjunto a ganar tres campeonatos de Serie Mundial en un tramo de 10 años (2004, 2007 y 2013). El de 2004 quebró una racha de 86 años sin título para la histórica franquicia.

Para la franquicia de Boston es segundo en jonrones (483), tercero en dobles (524) y remolques (1,530), quinto en anotadas (1,204) y sexto en hits (2,079).

En sentido general, Ortiz es uno de los atletas más populares y carismáticos de la industria deportiva mundial de las últimas décadas.

La instalación de su placa en el Salón de la Fama se produjo tres años después de que Ortiz estuvo muy cerca de perder la vida por un balazo en la espalda durante un atentado en un centro de diversión de Santo Domingo.

La pesquisa de las autoridades dominicanas concluyó que el disparo hecho a Ortiz el 19 de junio del 2019 fue el resultado de una supuesta equivocación en la que el tirador confundió a uno de los personajes más conocidos del país con otra persona.

Una investigación privada, ordenada por Ortiz, descubrió que un supuesto capo local de la droga llamado César Emilio Peralta, conocido como «César el Abusador», alegadamente habría ordenado el ataque a Ortiz porque supuestamente, el pelotero «le habría faltado el respeto».

«Uno es hijo de Dios y Él decide lo que pasará con nosotros. Yo estoy aquí porque él así lo quiso. Estamos celebrando aquí porque él así lo quiso», dijo Ortiz a ESPN Digital cuando se anunció su elección al Salón de la Fama.

Oliva, el primer latino de color que jugó en las ligas mayores, fue un ocho veces Todos Estrellas que ganó tres títulos de bateo y dos campeonatos de la Serie Mundial y tuvo promedio de .304 en 15 temporadas con los Minnesota Twins, entre 1962 y 1976.

«Me siento tan agradecido y feliz por estar aquí. Me gustaría agradecer a todas las personas que me abrieron las puertas en Minnesota. Minnesota es mi hogar», dijo Oliva.

«Quiero agradecer a todos mis compañeros. De no haber sido por mis compañeros y mis coaches, no estaría aquí hoy con ustedes», agregó.

Miñoso, quien falleció en 2015 a los 90 años de edad, accionó por 20 campañas en Grandes Ligas (incluyendo cuatro en las recientemente integradas Ligas Negras), donde bateó .299, fue convocado a 13 Juegos de Estrellas y conquistó tres Guantes de Oro. En 1947, Miñoso fue parte de los New York Cubans que ganaron el campeonato en la Negro National League II.

Con Ortiz, Oliva y Miñoso, aumenta a 14 la membresía del club de peloteros latinoamericanos que alcanzan el Salón de la Fama por el desempeño en los diamantes de Grandes Ligas.

Los otros integrantes del grupo son los puertorriqueños Roberto Clemente (1973), Orlando Cepeda (1999, vía Comité de Veteranos), Roberto Alomar (2011), Iván Rodríguez (2016) y Edgar Martínez (2019); los dominicanos Juan Marichal (1983), Pedro Martínez (2015) y Vladimir Guerrero (2018; Los panameños Rod Carew (1991) y Mariano Rivera (2019); el venezolano Luis Aparicio (1984), y cubano Tany Pérez (2000).

También fueron seleccionados por el Comité Especial de las Ligas Negras los cubanos Martín Dihigo (1977), José Méndez (2006) y Cristóbal Torriente (2006), mientras que tres narradores hispanos recibieron el premio Ford Frick, que distingue a los hombres de la radio y la televisión como miembros de Cooperstown: El argentino Ely «Buck» Canel (1985), el ecuatoriano Jaime Jarrín (1998) y el cubano Rafael «Felo» Ramírez (2001).

«Es increíble lo que hemos hecho los latinos a lo largo de las últimas décadas. Este ambiente increíble es una muestra de ello. Muchas cosas han cambiado desde mi ceremonia, para bien», dijo Marichal.

«Estoy mirando muchas banderas de Cuba, dominicanas, puertorriqueñas y de muchos otros lugares. Me gustaría tener a toda mi familia aquí, pero por situaciones no puede ser, pero yo los adoro, los quiero y los llevo siempre en el corazón», sentenció Oliva, quien agradeció a México, Colombia, Puerto Rico y República Dominicana, donde también jugó pelota.